9 problemas que tienen la mayoría de los emprendedores y que pueden acabar con su negocio

El 2020 fue un año imprevisible para todos. El coronavirus llegó a nuestras vidas, cambió el rumbo del mundo y afectó a la economía. Esta crisis también ha afectado a los emprendedores.

Según el informe GEM España 2020 – 2021, existe una caída en la actividad emprendedora al 5,2 %, retrocediendo a los niveles posteriores a la crisis de 2008. A pesar de todo, el ecosistema emprendedor español sigue por encima de la media europea.

Como parte de la solución a la crisis sanitaria y económica, el emprendimiento juega un papel vital. Poner en marcha tu propio negocio, con tus ideas y presupuesto, puede resultar muy satisfactorio, siempre que se haga de forma correcta.

Emprender no es sencillo. Hay que trabajar muy duro para conseguir triunfar, sobre todo al principio.

De primeras, hay que tener en cuenta a la competencia que vende tu mismo producto o tu misma idea. Al contrario de lo que piensas, esto de que haya competencia es positivo, porque quiere decir que hay demanda y que hay gente que está dispuesta a pagar por lo que ofreces.

Entonces, ¿cómo consigue destacar entre tanta competencia un negocio emprendedor que está empezando? ¿Qué objetivos tiene que alcanzar para no quedarse atrás y ser el número uno en su sector?

En este artículo, te voy a explicar 9 problemas a los que se enfrentan los emprendedores (entre ellos está el de no destacar antes la competencia) y cómo solucionarlos para conseguir el bienestar de tu negocio y poder lograr tus metas.

1. No tienes suficiente visibilidad 

Tienes una idea y un buen producto o servicio. Has validado tu proyecto, te atreviste a emprender y pones todo tu esfuerzo y ganas en ganar visibilidad.

Pero, más allá de tu círculo íntimo nadie te conoce. Tu página web recibe pocas visitas, tus redes sociales no terminan de despegar y definitivamente no sabes qué hacer para llamar la atención.

Decides hacer alguna campaña publicitaria. Te llega algo de tráfico y seguidores, pero estos no se convierten en clientes.

2. No consigues autoridad 

La visibilidad viene de la mano de la autoridad. Si nadie te conoce, nadie sabrá que eres un buen profesional.

Una correcta marca profesional debe tener buena fama y ser respetada para conseguir clientes y ventas. Antes de contratarte, los clientes tienen que estar seguros de que les vas a hacer un buen trabajo, que no eres un vendehumos y que ese dinero que van a invertir en ti, les regresará multiplicado con creces.

3. No generas confianza

Sin autoridad y sin visibilidad, es imposible generar confianza. En toda relación empresarial debe haber un mínimo de fiabilidad.

Es raro que alguien te contrate o compre tu producto sin hacer una búsqueda sobre ti antes. Buscará opiniones, reseñas, información sobre ti y tu negocio…en definitiva, lo que necesita saber es que eres fiable y que sabes de lo que hablas.

Si tus potenciales clientes no confían en tu profesionalidad como experto ni en la calidad de tu marca, no lo harán en tu producto o servicio.

4. No tienes una entrada recurrente de clientes 

Al no tener autoridad ni visibilidad ni generar confianza, no tienes una entrada recurrente de clientes ni de ingresos. El número de personas que se interesa por tu negocio no es constante ni suficiente para cubrir con todos los gastos de tu negocio.

Hacer una promoción o pagar una campaña publicitaria, te mantiene a flote puntualmente, pero sabes que esto no será viable en el tiempo. No te puedes permitir seguir bajando los precios y el coste de la publicidad cada vez es más alto.

5. Tus clientes no son de calidad 

Las personas que te contratan o compran tu producto lo han hecho por impulso o sin estar convencidos al 100%. No se pueden permitir pagar los precios de la competencia, pero te van a exigir que les hagas el mismo trabajo.

Aparecen cuando la oferta es golosa y no lo vuelven a hacer. O quizás te hayan contratado y se hayan convertido en el típico cliente tóxico, que no paga cuando debe, lo quiere todo para ayer o se extralimita.

Pero no les puedes decir que no ni ponerte a seleccionar clientes porque si los rechazas no llegas a fin de mes.

Mientras tanto, llega a tus oídos que tu competencia (a pesar de cobrar mucho más que tú) tiene lista de espera.

6. La competencia te adelanta por todos los lados

Tienes mucha competencia y eres consciente de que está a varios pasos delante de ti. Necesitas superarla para que se fijen en ti, pero no sabes cómo hacerlo.

Ni las redes sociales ni la publicidad hacen que destaques frente a tus competidores y solo te queda la opción de volver a bajar tus precios, que no es la más adecuada, pero es la que mejor te funciona.

7. No consigues fidelizar a tus clientes

Los clientes que te han contratado o comprado solo lo hacen una vez y no vuelves a saber de ellos.

Lo único que te consuela es pensar que estos clientes actuarán de altavoz y te recomendarán a sus conocidos, pero casi ninguno lo hace, porque no se han identificado con tu marca ni le han dado valor a lo que has hecho por ellos.

En el fondo, sabes que necesitas a clientes convencidos y comprometidos, ya que te recomendarán sin pedirlo, te volverán a comprar o a contratar y te pagarán lo que sea preciso.

8. No sigues una estrategia

Llegados a este punto, te das cuenta de que tu negocio no puede funcionar sin una estrategia.

Estudias a la competencia, visualizas tu producto o servicio y llegas a la conclusión de que necesitas una estrategia de comunicación: una estrategia que te diga paso a paso las acciones que tienes que llevar a cabo con tu marca para transmitirle al mundo lo crack que eres.

9. No tienes la mentalidad adecuada

Te das cuenta que hay compañeros que aparecen en medios de comunicación hablando de alguna temática relacionada con su negocio. Y sabes que eso les hace ganar autoridad, visibilidad y posicionamiento, justamente lo que a ti te falta.

Te gustaría ser como ellos, pero crees que no eres lo suficientemente relevante para que los periodistas hablen de ti. Crees en tu producto o en tu servicio, pero ese síndrome del impostor no te deja avanzar.

Conclusión

El camino del emprendedor no es fácil y a lo largo del recorrido surgen muchas dificultades como las que hemos ido nombrando en este artículo.

Hay una forma muy sencilla de resolver todos estos problemas que se dan cuando decides emprender: contar con los medios de comunicación en tu estrategia de comunicación.

Apareciendo en los medios de comunicación conseguirás visibilidad, autoridad y prestigio, para destacar frente a tu competencia y por fin, disfrutar con tu negocio.

No es una solución que resolverá tus problemas de la noche a la mañana, pero es sostenible en el tiempo y si la trabajas de forma adecuada puede significar un antes y un después en tu negocio.

Cuando llevas tu marca a los medios de comunicación, no solo te estás haciendo visible ante millones de personas, sino que te estás convirtiendo en una figura de autoridad que opina sobre un tema relacionado con su negocio.

Olvídate de ese síndrome del impostor que te está limitando y busca lo noticiable que tiene tu negocio. Todos tenemos una historia que contar y un público al que contarla.

Una vez llegados a este punto, te llegarán clientes realmente interesados en ti, que te respetarán y valorarán, porque serán una figura de referencia. Podrás tener un negocio rentable e incluso subir tus precios.

En Borja Gómez Comunicación te ayudamos a llevar tu negocio a los medios de comunicación y tenemos una newsletter en la que varias veces por semana enviamos consejos y recomendaciones para que puedas conseguir visibilidad, autoridad y prestigio con tu negocio.

Regístrate en la cajita que te dejamos a continuación:

Un abrazo y… ¡que la prensa te acompañe!

El equipo de Borja Gómez Comunicación

Compártelo en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

También te puede interesar

2 respuestas

  1. Hola Borja

    He leído que existen redes sociales para negocios en las que se trabaja de otra forma. En particular, he estado leyendo algo sobre WhatsApp Business.

    Sería interesante que escribieras algo sobre ello y cómo se podrían aprovechar para las relaciones con periodistas.

    Un abrazo

    1. Hola Jerby! Sí, podría ser interesante. El contacto vía Whatsapp con los periodistas funciona bien, pero para eso es necesario tener su móvil y cierta relación de confianza (porque no a todos les gusta que se les escriba por Whatsapp). Si están de acuerdo, es una herramienta muy potente 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

NO TE VAYAS SIN HACER NUESTRO TEST DE LA COMUNICACIÓN

Descubre en qué punto te encuentras y cómo tu negocio puede convertirse en noticia.

Son solo 2 minutos.