9 problemas que tienen la mayoría de los emprendedores y que pueden acabar con su negocio

Si te gusta, ¡comparte!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Después de la crisis económica y de las altas tasas de paro que ha sufrido el país, una solución que ha aumentado mucho y que cada vez es más fiable y recurrente es la de emprender. Poner en marcha tu propio negocio, con tus ideas y tu presupuesto, es muy satisfactorio, pero supone un trabajo duro. Para empezar, hay que tener en cuenta a la dura competencia que vende tu mismo producto o tu misma idea. Esto es positivo, porque si hay competidores es que hay demanda y eso significa que la gente pagará por lo que ofreces.

Pero, ahora bien, ¿cómo consigue un negocio emprendedor que está empezando destacar entre tanta competencia? ¿qué objetivos tiene que alcanzar para no quedarse atrás y ser el número uno en su sector?

Lo primero que te aconsejo y que quiero contarte aquí, son los nueve problemas que tienes que solucionar para conseguir que esto no afecte al bienestar de tu proyecto y así poder lograr tus metas.

1. No tienes suficiente visibilidad. Tienes una buena idea, un buen producto. Estás convencido de ello, al fin te atreviste a emprender y pones todo tu esfuerzo y tus ganas y todo tu dinero en ello, pero… nadie te conoce, no tienes visibilidad. Tu producto no llega a nadie, las redes sociales te ayudan, pero no te dan clientes y la confianza que genera en las redes una marca profesional no es buena (hoy en día todos tienen redes sociales y estas “venden mucho humo”), definitivamente no sabes cómo hacer para llamar la atención. Sabes que necesitas tener visibilidad, pero no encuentras la forma.

2. No consigues autoridad. Es muy importante tener autoridad como profesional, la autoridad viene de la mano de la visibilidad, si nadie te conoce, nadie sabe que eres un buen profesional, por lo que te frustras y piensas que tanto esfuerzo empieza a ser en vano. Una marca profesional debe tener buena fama para conseguir clientes y ventas. ¿Cómo puedo adquirir autoridad para mi marca y para mí, si mi negocio no es conocido y no tengo visibilidad?

3. No generas confianza. Sin autoridad, sin visibilidad, ¿cómo puñetas voy a generar confianza? En toda relación empresarial, comercial y de ventas se necesita confianza. Si los potenciales clientes no confían en tu profesionalidad como experto, ni en la calidad de tu marca no lo harán en tu producto. ¿Y eso qué significa? que no consigues ventas y que tu esfuerzo está cayendo en un saco roto.

4. No tienes una entrada recurrente de clientes. Todo esto te lleva a no tener una entrada constante de ingresos. El número de clientes que se interesan por tu proyecto no son ni constantes, ni suficientes y sabes que necesitas hacer algo pronto para conseguir los elementos que necesita tu marca profesional (que te acabo de citar). Los números empiezan a no cuadrar cuando los clientes no son suficientes y empiezas a inquietarte.

5. Los clientes no son premium. Estas personas que entran son pocas y no son premium. Esto quiere decir que tus clientes no están realmente convencidos de tu producto y por eso no están dispuesto a pagar cualquier precio por él. Tus usuarios aparecen cuando les llama la atención alguna oferta golosa y se convierten en personas de paso. Mientras tanto, ha llegado a tus oídos que tu competencia tiene lista de espera y sabes que sus precios son muy superiores a los tuyos y, a pesar de eso, no tienes ni la mitad de su clientela y ansías esa famosa ‘lista de espera’.

6. Sabes que tienes una competencia superior a ti. Tienes mucha rivalidad empresarial y no solo eso, sabes que estos negocios están por encima de tu marca. Necesitas destacar frente a tanto competidor, utilizas las redes sociales, pero no te da buenos resultados, ¿sabes por qué? porque las personas no confían en las redes sociales, es más, un estudio revela que el 80% de la población española consideran las ‘fake news’, es decir, noticias falsas que se difunden por las redes, como un grave problema. Después de hacer grandes ofertas, solo entran clientes momentáneos y finalmente compruebas que las estrategias de tus competidores son mejores y que necesitas lo mismo.

7. No consigue fidelizar a tus clientes. Estos interesados que han entrado en tu negocio no lo harán más y lo único que te consuela es pensar que actuará el ‘boca a boca’ para que entren nuevos clientes. Sólo puedes esperar que funcione este milenario procedimiento social, sobre tus ofertas más llamativas y a veces, ni eso sabes si conseguirá que el cliente sea fiel. Pero en el fondo sabes que lo que necesitas son clientes convencidos de la fiabilidad de tu marca y del producto que vendes, estos son los clientes que volverán a ti las veces que sea necesario y que pagarán lo que sea preciso.

8. Sabes que necesitas una estrategia de comunicación. Has llegado a un punto, visualizando las estrategias de la competencia y estudiando la creación de tu negocio, que sabes la importancia de la comunicación. Eres consciente de la necesidad de tener una buena estrategia de comunicación, pero te mareas entre los términos y la jerga… marketing, SEO, Brand awareness … Son cosas que no manejas y te imaginas el dineral que supondrá que alguien te ayude en este campo.

9. No tienes dinero para publicidad. La publicidad si la conoces, es tu última baza. Sabes que necesitas publicidad. Has visto a tu competencia continuamente en los medios de comunicación y eso, eso sí que ha generado buenas impresiones. Pero ¿te has planteado cuánto puede llegar a costar una campaña de publicidad potente? Investigas un poco y te echas a llorar… hay cosas que solo son para las grandes marcas. Y ni siquiera sabes si esto dará los resultados que necesitas, ¿la gente confía realmente en la publicidad? ¿Y si contrato una campaña de publicidad, solo como estrategia de comunicación y no me da los resultados que necesito?

¿Te has sentido identificado? ¿te pasan a ti y a tu negocio, algunas o todas estas cosas? Lo importante es identificar estos problemas y saber que necesita tu marca. Y esto, aunque no te lo parezca ahora, es un buen comienzo…

Si te gusta, ¡comparte!Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario